Así de simple.



Cuando te encuentres entre dos opciones y tengas que elegir, simplemente lanza una moneda al aire. Es un truco que siempre funciona, y no sólo porque por fuerza te saca de dudas, sino porque en ese breve momento en que la moneda está en el aire...de repente sabes qué cara quieres que salga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario